QUERIDO ANGEL ANÓNIMO, querido donante.

 En Familia, Noticias

Hola querido amigo,

Hace ya algunos años que te convertiste en alguien muy especial para nosotros. Aún me emociono cuando pienso en ti, recordando tu valentía, me pica la nariz cada vez que recuerdo lo que hiciste por nosotros. Te imagino grande y fuerte, guapo y listo, alegre y divertido, pero sobre todo eres un ángel generoso que pensó en ayudar a los demás aún cuando te fuiste al cielo.

Por desgracia no te conozco aunque me encantaría, no sé qué te ocurrió, ni lo haré nunca, pero sí puedo contarte nuestra historia.

 

QUERIDO DONANTE ANÓNIMO:

 

LA ENFERMEDAD.

Hace años le diagnosticaron a mi padre una Hepatitis C, ¿”hepa que? pensé yo cuando mi madre nos lo contó. Yo tenía 16 años y él 37 (casi mi edad ahora). A nuestra casa había llegado una enfermedad que casi no sabíamos pronunciar y que aún era desconocida para todos nosotros, lo que sí era claro es que venía para quedarse. Desde aquel día todo cambió, nuestro mundo se ensombreció y mi padre poco a poco fue sumergiéndose en un pozo del que cada vez salía menos. Aún habiéndolo vivido con él en casa y habiéndole visto desesperar tras los intentos fallidos de curarse con mil tratamientos, medicinas, inyecciones, experimentos, cremas, brebajes, e incluso creo que llegó a probar con algún curandero, nunca podré entender el infierno por el que aquel hombre pasó.

 

EL DONANTE.

De esta manera fueron pasando los años, sin saber muy bien qué iba a ser de él, de nosotros, barajando toda clase de posibilidades y habiendo sido informados de que esa enfermedad no tenía cura, sabíamos que el final no sería bueno, hasta que empezó a hablarse en casa de un posible trasplante. “Buff, eso no por favor, eso no, eso sólo les pasa a los demás”,  no me fiaba ni un pelo y me negaba ante la posibilidad de que pudieran practicárselo a él, pero mi madre (la pobre, vaya papel tuvo que jugar en esta liga) nos explicó con su talante seguro y decidido, aunque por dentro estaría mas asustada aún que nosotros, que “todo iba a salir bien, si se valoraba un trasplante era porque el hígado de papá ya no aguantaría la enfermedad por mucho tiempo, era la única posibilidad, la única oportunidad de seguir todos juntos”. A partir de aquí apareciste en nuestras cabezas, de repente, ¿quién serías?, ¿cómo serías?, ¿hombre o mujer?, ¿joven o anciano?, ¿rubio o moreno?, y sobre todo ¿aparecerías a tiempo?, es una lotería o ¡más bien un milagro!, hay gente que nunca consigue su angelito a tiempo. Nunca hablábamos de ti en casa, nos faltaba valor, pero todos te teníamos en nuestra mente, incluido mi padre. ¿Tendrás familia?, ¿hijos?, perdóname Dios, ¿está bien que desee que aparezca si para hacerlo, él tendrá que dejar de vivir?, ¿está bien que para que nosotros seamos felices, otra familia tenga que sufrir?.

 

LA LLAMADA.

Poco después me fui a vivir con el que hoy es mi marido y al estar lejos de casa (tampoco muy lejos, porque la única condición que puse para salir de casa era estar cerca de mis padres para cuando llegara el momento), me acostumbré a dormir con el móvil debajo de la almohada esperando la tan temida y deseada llamada informando de que ya habías aparecido. Han sido tantos años que aún hoy me siento insegura cuando voy a dormir sin el móvil bajo mi almohada. Pero pasaban los días, las semanas, los meses y esa llamada nunca llegaba. Hasta que una tarde como otra cualquiera, volviendo del trabajo a casa, recibí una llamada de mi madre, muy serena como hacía siempre, diciéndonos que fuéramos de inmediato al hospital. ¡Ahora sí!!, ¡ya habías llegado!!, la alegría y la emoción de que mi padre tuviera una oportunidad se volvían un tanto agridulces al pensar en ti….. Recuerdo que yo llevaba mas de un año sin fumar, iba caminando con mi hermano para entrar al hospital como 2 borreguillos asustados y me ofreció un cigarrillo, ¡qué tentación!! en aquellas circunstancias hubiera fumado 4 juntos, ¡pero no!, mi padre estaba muy orgulloso de que lo hubiera dejado y no le iba a fallar, no le pondría de excusa para recaer.

 

EL TRASPLANTE.

Los médicos dijeron que serían alrededor de 9 horas, pero la operación se alargó hasta 12. Esas últimas 3 horas fueron las peores de mi vida, no sé por qué parece que si se retrasan es porque ha pasado algo malísimo y tu cabeza empieza a vagar sola por las penumbras. Tengo recuerdos borrosos de ese día, lo que sí recuerdo, es que todos estuvimos allí esperando impacientes el resultado de la operación, y no solo nosotros, si no también su madre, hermanos, primos y amigos. La sala de espera estaba llena por todos nosotros y nadie se atrevía a hablar de mas. Yo estaba muerta de miedo, pero también pensaba en ti, querido Ángel, deseaba abrazarte, besarte, conocerte y conocer a tu familia, necesitaba daros las gracias por darnos esta oportunidad, porque no solo fue cosa tuya, también tu familia tuvo que dar el consentimiento. ¿Cómo es posible que en medio de tanto dolor tengan la fuerza y valentía para hacer algo así?, sea como sea, nunca podremos agradeceros lo suficiente.

Por fin después de 12 horas nos llamó el equipo de cirujanos (expertos en devolver vida como si de auténticos magos se tratara) para decirnos que había sido duro pero que todo estaba bien, podríamos verle en poco tiempo. Habían pasado 12 horas de duro trabajo y máxima concentración y se les veía exhaustos. Los nervios que llevaba conteniendo durante esas 12 horas decidieron salir como una explosión en ese mismo instante, delante del agotado equipo de cirujanos, me dio un ataque de ansiedad como nunca he sufrido en mi vida y todavía les quedó fuerzas para acariciarme la frente y tranquilizarme.

 

¿AÚN NO SABES LO QUE HICISTE POR NOSOTROS?…

como bien sabes, mi padre está ya en el cielo, su enfermedad fue demasiado poderosa, pero no quiero que pienses que tu heroica decisión no sirvió para nada, quiero explicarte algo importante… gracias a ti tuve la oportunidad de hacer que mi padre se convirtiera en mi mejor amigo, porque volviste a juntarnos cuando la enfermedad solo se había empeñado en separarnos, porque gracias a ti pudo ser el padrino de mi boda y llevarme al altar, gracias a ti pudo vivir el que dijo fue “el día mas feliz de su vida”. Gracias a tí mi padre venía a mi casa casi todos los fines de semana encantado para probar mis experimentos de “platos raros” que siempre alababa, aunque yo sabía que a veces no era para tanto. Gracias a ti sus últimos años fueron para mi los mejores junto a él. Nunca olvidaré todas aquellas veces que mi marido y yo nos acercábamos a casa de mis padres a recoger algo con la idea de irnos pronto y él nos pedía con esos ojitos que nos quedáramos “un ratito más”. Gracias a ti supo que seria abuelo, y gracias a ti pude contemplar su cara de absoluta y radiante felicidad al darle la buena nueva. Todo eso nos lo regalasteis tú y tu familia.

Querido angel, sé que os habéis conocido y  seguramente seréis grandes amigos ahora en el cielo, por favor dale un beso de mi parte y dile que le quiero.

 

LA DECISIÓN.

Ahora mientras te escribo, escucho a Supertramp, uno de los grupos preferidos que él tenía y pienso…. “Todos estos acontecimientos van marcando nuestras vidas y personalidad, te hacen tambalear y a la vez te fortalecen, te hacen reflexionar y entender cosas de la vida …  tú salvaste la suya, le otorgaste una segunda oportunidad, ¿cómo podría yo compensarte?, y por fin lo he entendido, por fin estoy preparada para hablar de esto, por eso estoy aquí ahora, sentada y escribiendo esta carta, quiero seguir tus pasos y hacer lo mismo que hiciste tú por nosotros, lo haré por otra familia que me necesite y si llega el momento me convertiré en otro angelito igual que tú al que otra familia estará eternamente agradecida, tanto como nosotros de ti. ¿Qué daño puede hacer compartir algo cuando ya no lo necesitas?.

 

NUNCA JAMÁS GANARÁS.

Y por último, a ti enfermedad también deseo decirte algo, tú que te empeñaste en él, en quedártelo para ti sola y quitárnoslo a nosotros, solo decirte que te fastidies, ya no te llevarás a nadie más porque la ciencia una vez más ha vencido, espero que desaparezcas para siempre y no puedas hacer mas daño.

 

QUERIDO DONANTE ANÓNIMO, TODA AYUDA ES BIENVENIDA. 

 

Si alguien más esta leyendo esto y desea hacerse donante, sólo tiene que hacerse el carnet y explicar su decisión a sus familiares para que en caso de necesitarlo, sea respetada. Sin su autorización, nada de esto habrá servido.

Es muy sencillo, pinchando aquí puedes rellenar tus datos y hacerlo desde casa http://www.eresperfectoparaotros.com/quiero-ser-donante-form.php?soy=0

También puedes obtener mas información en http://www.ont.es/informacion/paginas/tarjetadedonante.aspx 

Por supuesto si estas viviendo algo parecido, me encantará hablar contigo, llorar contigo o ayudarte en lo que sea necesario, ya sea por aquí o en hola@mylittletwin.com, ésta también es y será siempre mi lucha, no sabes lo que me ha costado escribir esto 6 años después.

Gracias a todos por ayudarme a mí y a muchas otras familias compartiendo este post.

 

trasplantes de órganos España

Grupo de voluntarios pertenecientes a la “Asociación de Trasplantados de Hígado de la Comunidad de Madrid”, entre los que se encuentra mi madre, intentando concienciar a todos de la importancia de hacerse donante.

Showing 2 comments
  • Lorenzo López
    Responder

    Hola, soy Lorenzo López, presidente de la asociación de trasplantados hepáticos de la Comunidad de Madrid, conocí a tu padre y ahora mantengo la amistad con tu madre, bellisimas personas los dos, por lo que deduzco además de por lo leído que tu también lo eres. Es la historia más bonita, conmovedora y bien contada que he leído en mis 16 años de trasplantado,has reflejado a la perfección el sentimiento de muchas personas, y particularmente a mi me ha llegado al corazón, con tu permiso voy a publicar esta carta en la próxima revista que emitimos desde nuestra asociación. Muchas gracias por expresar tus sentimientos, muchas gracias por la historia que has definido con mucho cariño. Saludos.

    • Mylittletwin
      Responder

      Hola Lorenzo, claro que si, sé perfectamente quien eres, en casa se ha hablado mucho de ti. Por supuesto que podéis utilizar mi historia, publicarla, contarla, compartirla en redes y todo lo que se os ocurra, siempre que sirva para ayudar a la gente y a concienciar a muchos otros de que no hay que mirar hacia otro lado, de hecho para eso se ha escrito, ha sido difícil revolver en mis recuerdos mas dolorosos y sobretodo sacar valor suficiente para compartir algo tan personal, pero quería poner mi granito de arena y pensé que al final la gente como mejor empatiza y entiende las cosas es con casos reales, y si se cuentan con amor y respeto…MAS. Por desgracia mañana podemos ser cualquiera de nosotros.
      Y no me cabe duda que ¡¡ha valido la pena!!, estoy feliz porque estoy recibiendo muchos mensajes de gente emocionada y diciéndome que se están haciendo donantes a través del enlace (los que no se hacen no importa, porque seguro que están reflexionando, y con eso me conformo). Mensajes de ánimo y de gente que también lo ha vivido que me hacen emocionarme y llorar, como ahora ante la alegría de saber que te ha llegado a ti, la has leído y te ha gustado.
      Un fuerte abrazo y decirte que mis padres siempre han valorado mucho tu amistad y apoyo.
      PD.Si necesitáis mi ayuda, estaré encantada.
      Beatriz Molina.

Dejar un comentario

0