MI PEQUE SE VA DE EXCURSIÓN, ¿Y SI SE PIERDE?. LA PULSERITA MÁGICA.

 En Niños

 

Estamos ya en Junio y son muchos los coles que organizan salidas o excursiones, pero… ¿estamos preparados los papis para dejarles ir?. En la mayoría de los casos nos encanta que hagan este tipo de actividades, pero en el fondo nos da miedo que algo les ocurra, ¿no es así?.

 

IMG_3740 - copia

 

Esta mañana he despedido a mi gorililla y sus amigos, porque van a pasar el día a una granja escuela. Él se iba contento pero con un poco de morriña, diciéndome frases como: “mama, nunca me quiero separar de ti” o “te quiero hasta el universo”. El resto de papis me miraban con cara de “me lo como, pobrecito”.  Y yo, con una sonrisa en el rostro, le he despedido, pero no puedo evitar pensar… ¿irá todo bien?. Su profesor es el mejor del mundo, le adoramos todos los padres porque se lo gana cada día, y confío plenamente en él, pero no tanto en mi pequeñajo, que cuando ve algo curioso sale disparado y ni te enteras. Bueno, son miedos de madre, ¡que le voy a hacer!.

 

Para quedarme mas tranquila le he hecho una pulserita, con las mismas cintas que usamos para marcar su ropa del cole, que normalmente son blancas, pero primero la pinto con rotulador amarillo fosforito, para que se vea mejor, y luego escribo su nombre completo y mi número de teléfono, sin dar mas información.

Es muy socorrida para cuando salimos a alguna feria, a las fiestas de un pueblo, al centro de la ciudad, o a mercadillos y sitios con mucha gente. Alguna vez me he olvidado de ponérsela y le he apuntado en la mano con un boli mi número de teléfono, también puede servir. Nunca se sabe si puede llegar a ser útil y en momentos en los que hay mucho jaleo, se te puede despistar el niño en un segundo y tener un buen disgusto.

 

IMG_3763 -2

 

Él siempre me pregunta ¿para qué era eso?, y yo le explico que si necesita algo o se pierde de su grupo, busque a algún mayor o a un policía y le enseñe la pulserita para que yo vaya a buscarle. Esta claro que con su pulserita mágica, se va mas conforme y contento, y lo primero que ha hecho al llegar a clase es enseñarla a su profe y amigos.

 

Recuerdo que cuando era mas pequeño, con solo 2 añitos, fuimos al zoo con amigas, y en el momento en el que yo estaba comprando la típica foto-souvenir, Miguel desapareció, en solo cuestión de 2 minutos que retire la vista para pagar la foto, mi hijo no estaba por ningún sitio y ninguna de las mamas nos dimos cuenta de donde había ido, nadie de mi alrededor sabía donde estaba el niño. Después de 5 larguísimos minutos buscándole y gritando su nombre por toda entrada, como si estuviera loca, con las lágrimas de desesperación a punto de salir  y mi cabeza imaginando todo tipo de historias, me acordé de que estuvo gran parte del día pidiéndome subir a esos cochecitos-carritos, que se alquilan para hacer el recorrido del parque. Corriendo, me acerqué a donde estaban todos aparcados, y ahí estaba él, tan feliz, dentro de uno azul (su color preferido). Cuando le cogí para abrazarle y también regañarle, se quedó alucinado con mi reacción y  por la cara desencajada que tenía su mama.

 

Esos 5 minutos, fueron los mas angustiosos y terribles de mi vida. Por eso, desde entonces, le pongo su pulserita en la muñeca y si se volviera a perder, el sabe que tiene que pedirle a “un mayor” que llame a su mamá.

Espero no tener que descubrir nunca si es efectiva, pero mejor prevenir que curar, ¿no crees?.

 

Si te ha gustado este consejo comparte para que todos los padres se enteren y si tú tienes mas, ¡cuéntanoslo!.

Dejar un comentario

0