¿HAY UN EMPRENDEDOR EN TI? – 10 ÚTILES CONSEJOS PARA LOGRARLO.

 En Sin categoría

Si tienes en mente montar una empresa o llevar a cabo una actividad por tu cuenta, este artículo puede resultarte interesante.

Mucha gente me confiesa que les gustaría montar un negocio, que incluso es su sueño, pero se sienten inseguros, no se ven con la suficiente fuerza y valor para lanzarse a la aventura. Yo no puedo darles todas las respuestas, pero si compartir un poco mi experiencia y las diferentes incógnitas que me he ido encontrando y a las que he tenido que darle solución y respuesta.

Por ellos y por todos vosotros escribo estas memorias donde podréis responderos mas claramente a la siguiente  pregunta, ¿hay un emprendedor en mi?.

Te aconsejo que leas con mucha atención y saques tus propias conclusiones:

 

  1. “Analízate a ti mismo y por nada del mundo intentes engañarte”.

Después de mas de 2 años detrás de mi proyecto, My Little twin, y ya algo mas de un año desde que lo puse en marcha, puedo sacar en claro que lo mas importante antes de comenzar, es parar y pensar, haciendo un ejercicio con uno mismo, que consta de 2 partes:

  • La primera es analizarse a uno mismo y hacerse una serie de preguntas a las cuales necesitas responder siempre desde lo mas profundo de tu ser, no intentes engañarte a ti mismo, porque terminará girando en tu contra. Preguntas como, ¿seré capaz de superar los obstáculos?, ¿soy una persona fuerte?, ¿tengo suficiente coraje para salir adelante?, ¿estoy dispuesto a no cobrar al principio y puedo permitírmelo? ¿tengo disponibilidad para trabajar mas horas o por las noches e incluso fines de semana?, ¿quiero tener local o tienda online o realizar servicios?, ¿si monto un local, podré soportar tener un horario comercial?, ¿cómo afectará esto a mi familia y entorno?, ¿tengo el capital necesario?, ¿de donde puedo sacarlo?…. Son muchas las preguntas que debes ir resolviendo.
  • Dentro de este ejercicio, hay una segunda parte, coge una hoja y un boli y pon los pros y contras que tienes en tu vida actual compatibles o incompatibles para llevar a cabo tu proyecto y analízalos seriamente y uno por uno. En mi caso uno de los contras mas fuertes era tener dos niños muy pequeños, uno de casi 3 años y otra de 7 meses, pero después de darle muchas vueltas me di cuenta de que siempre encontraría obstáculos y excusas y finalmente pensé: “ahora o nunca”.

Según mi experiencia este ejercicio es de vital importancia para conseguir el éxito o fracaso de tu proyecto y debes tomarte el tiempo que sea necesario para analizar y resolver cada una de estas dudas, no tengas prisa.

 

  1. “El miedo es incompatible con tu futuro negocio”.

Si cuando escuchas en tu mente la palabra “emprender” sientes pavor, por favor, piénsalo 2 veces, porque para lanzarte por tu cuenta no debes tener miedo, no es lo mismo la incertidumbre y el respeto que el miedo. Hay que tener mucho valor, apoyo y ganas. La ilusión por supuesto que también es importante, será la que te ayude a levantarte tras una caída, no la pierdas. Pero siento decirte que no es lo único, sólo con ilusión no saldrás adelante.

Si aún sintiendo “miedo” sigues decidido a emprender, hazlo con alguien, no estés solo, busca un socio/a con el que puedas ir de la mano y que aporte la seguridad o serenidad que a ti te falta. Siempre es mejor compartir tu idea con alguien, a sentirte como pollo sin cabeza. Piensa que emprender solo es muy duro, todo el peso recae sobre ti.

 

  1. “Debe sentirse parte de tus éxitos y fracasos”.

Valora mucho el apoyo de tus seres queridos, como por ejemplo el de tu pareja, involúcrala contigo, porque al final es la persona que estará cerca en todo el proceso, llegará un momento en que el único tema de conversación en casa sea tu negocio y es muy importante sentirte apoyado, comprendido y acompañado.

 

  1. “Se el mejor profesional para tu negocio”

El siguiente paso es buscar un proyecto lo mas cercano y relacionado con tus conocimientos profesionales actuales, siempre tendrás que formarte en algo o ir aprendiendo cosas nuevas, pero cuanto mejor conozcas el sector de tu futuro negocio, mas fácil te será llevarlo a cabo con éxito y solucionar futuros problemas.

 

  1. “Escuchar es la clave”.

Rodéate de gente constructiva y grandes profesionales, que se involucren e ilusionen casi tanto como tú en tu idea, que puedan aportar a tu negocio los conocimientos e ideas que tu no puedes dar, en algunos casos, llegarás a sentirles parte de tu equipo. Valórales y sobre todo escúchales, después sacarás tus propias conclusiones, pero escuchar te dará conocimientos nuevos y grandes satisfacciones.

No esta de más recomendaros que alejéis en estos momentos a toda la gente “tóxica”, para mi son los pesimistas, desconfiados o envidiosos, hablo de familia y amigos, pero sobretodo de profesionales con pocas ganas de trabajar, que por desgracia hay muchos. Yo por ejemplo, cuando visito a un proveedor y en nuestro primer “vis a vis” me pone trabas, excusas o pegas y dice cosas como “buff, eso no se puede hacer o te va a salir muy caro”, con mucha educación le doy la mano, las gracias y por donde he entrado me voy.

“Quien no crea en ti y tus posibilidades, no debe estar muy cerca”.

 

  1. “Nadie es imprescindible, recuérdalo bien”.

Otro miedo o frustración que puede aparecer por tu cabeza, sobretodo cuando ya estas comenzado, es a negociar con los proveedores. Si!, es un tema que nadie piensa al principio, pero que luego te encuentras por el camino. A veces, te sientes utilizado e incluso en ocasiones estafado por ellos, ya que cuando empiezas, lo harás siempre en pequeñas cantidades y para ellos no resultará rentable, querrán un buen trozo del pastel, por los que sus precios no te resultaran del todo competitivos. Mi consejo es, “tranquilo, porque lo van a hacer, por lo que lo importante es comenzar y poco a poco irás resolviendo este punto, porque en el fututo, o los cambias o puedes comenzar a negociar de otro modo y sobretodo  encauzar a esos proveedores hacia una meta común, que es ganar los dos”. Recuerda, nadie es imprescindible, hay muchos proveedores y trabajando mucho, lograrás encontrarlos, pero lo importante es comenzar.

 

  1. “No tengas miedo a equivocarte”.

No podría contaros ni enumerar todos los errores que yo he tenido desde que empecé, errores que me han quitado el sueño muchas noches, pero amigo mío, los errores son los mejores profesores, y te aseguro que ya no me pillan de nuevo. Ellos te ayudan a estar alerta frente a futuras decisiones y problemas.

 

  1. “Los problemas no son eternos, no te agobies”

Unas palabras que me ayudan muchísimo cuando estoy saturada o frustrada por un problema y que me repito mentalmente son:

“Lo que hoy es un problema gordísimo, mañana o pasado se ha solucionado y se ve desde otro punto de vista. Siempre hay una salida, siempre hay una solución, por ello lo importante es, “siéntate, tranquilízate, analiza posibles soluciones y lleva a cabo la mejor, seguro que pensando con claridad no te equivocas.

“Todo se termina solucionando y lo que hoy parece un mundo, mañana ya no lo es”.

 

  1. “No eres el centro del mundo, y te explico por qué”

Tu crees que el cliente va a notar todas las cosas malas que te están pasando, todos los pequeños cambios a los que te vas a ir viendo obligada a realizar en tus productos o en tu negocio (por problemas de presupuestos, proveedores y diversas circunstancias inesperadas),y eso te va a tener en un sin vivir, pero ¡NO! El mundo no está pendiente de ti y tus clientes no te siguen con lupa, con el paso del tiempo te vas a ir dando cuenta de que no era para tanto y de que nadie ha caído en la cuenta.

Viniendo al caso, hace tiempo escuché el testimonio de una mujer, que contaba que tuvo que tomar la decisión de cerrar su empresa durante unos meses porque necesitaba tiempo y mente fría para poner todo en orden, y compartía con nosotros que la aterrorizaba esa decisión por lo que pensarían sus clientes y posibles repercusiones. Después de hacerlo, contaba que se dio cuenta de que la vida seguía y de que no había pasado absolutamente nada por ello y que ahora su empresa estaba mas fuerte y mejor cimentada. Yo me alegre por ella y valore muchísimo su iniciativa – es una tía valiente- pensé.

 

  1. “Si no tienes la seguridad de que ellos están atendidos, no podrás centrarte”

Otro consejo importante, si eres padre o madre de familia, es asegurarte de tener este tema bien cubierto, de que hay alguien que podrá ayudarte con los niños y cubrirte en los momentos en los que tu no podrás estar. Dependiendo de tu futuro negocio, quizá necesitarás viajar pernoctando fuera de casa. Si ese tema no lo tienes bien resuelto, tu cabeza estará mas centrada en qué hacer con los niños y no pensarás con claridad.

 

A veces trabajando para otras empresas o incluso en tu propio entorno personal, te encuentras en un punto de tu trayectoria en el que no te valoran, no creen en ti, te apartan al ser madre/padre o incluso “ningunean” y conseguir demostrarte a ti mismo que vales para eso y mucho mas, te recarga las pilas y te ayuda muchísimo también a nivel personal y emocional.

Emprender como hemos hablado antes, no es fácil, pero si puede ser muy reconfortante y satisfactorio descubrir y demostrar al mundo y sobre todo a ti misma que puedes hacerlo, que lo has logrado.

Si has pasado por esto y crees que tienes algún consejo molón, ¡nos encantará leerlo!.

 

Dejar un comentario

0