¿CUANDO DESCUBRES QUE ERES UNA MAMA AL CUADRADO?

 En Niños, Sin categoría

 

 Ya soy una verdadera mama!.

En cuanto nos convertimos en mamás, todo cambia a nuestro alrededor e incluso nosotras mismas. Pero hay ciertas cosas que son comunes en todas las casas y familias, que todas terminamos haciendo y que cuando eres consciente piensas, Dios mio!! Soy como mi madre!!.

 

 Imagino que todo esto te suena tanto como a mi:

 

        Acabas rebañando todas las sobras del plato de tus hijos como si no hubiera un mañana. Las aspiradoras humanas existen, y somos las mamás. Además, si haces un kilo de filetes, los mejores y mas jugosos los separas para ellos.

 

        Eres capaz de ir a la piscina con un par de pelos en las piernas, cosa que antes mirabas con lupa.

 

        Cuando vienen visitas, incluso tus padres o suegros, entran en cuanto les abres la puerta como si hubiera fuego en el descansillo y te pasan por encima como si fueras el fantasma Casper, directos a besar a los niños. Hola?, me habéis visto?, yo también estoy aquí.

 

        Cuando te llama tu madre, prácticamente ni te saluda, la primera frase es, “¿que tal los niños?

 

        Antes el mando lo custodiaba tu marido y ahora… esos pequeños piratillas.

 

        En casa sólo se ve Clan o Disnney Channel, ¿habrá cambiado el gobierno o ganado mi equipo de baloncesto?.

 

        Preparas la cena con ansiedad y prisa por acostarles pronto, pero nunca lo consigues. Ese ratito cuando por fin se duermen es genial y piensas “hoy veo una peli”, pero te quedas frita en el sofá en cuanto te sientas.

 

        Dejas a los niños en el cole, y vas en coche hacia el trabajo. Al poco rato, te sorprendes cantando emocionada al son de los Cantajuegos, llevas un buen rato y ni te habías fijado!!, ¿dónde esta mi cd de Shakira?.

 

        Eres capaz de abstraerte y no oír que te llaman tus hijos o los sonidos y canciones de sus juguetes ruidosos, y te das cuenta de que están llorando cuando alguien te dice “¿no es ese tu hijo?”.

 

IMG_4811[4381]

 

        Tu salón, en cuanto llegan los niños del cole, se convierte en una leonera y por mas que colocas juguetes en su sitio, cuando vuelves, te los encuentras de nuevo en el salón. ¿Saben teletransportarse?. Para lo que quieren los niños pueden ser muy muy rápidos.

 

        El carro de la compra se llena de yogures, cereales, galletas, zumitos y pizza. ¿Dónde he dejado mis verduritas?

 

        Ir a la playa con ellos  es como participar en una gincana. Sombrilla, flotadores, toalla, juguetes, cremita protección 50, … y ¿cómo queréis que os coja en brazos porque os quema la arena, si no me queda un solo dedo libre? . Colocar las toallas ya es misión imposible.

 

        El día de Reyes en tu casa ha tomado un nuevo color, y aunque ya casi no hay regalos para ti, estas mas emocionada que ellos, por ver sus caritas!.

 

        Terminas cortándote la preciosa melena que tenias porque ya no te da tiempo a cuidarla como se merece y ya te empieza a molestar. Este es un momento delicado en nuestras vidas, jajaja.

 

        ¿Creías que la cama que tenias en casa de tus padres era pequeña?,  nunca imaginaste que durante muchas noches tendrías que dormir al filo de una cama 150 porque tu hijo esta durmiendo atravesado en ella.

 

        Olvídate de tener el mejor sitio del sofá, ya nunca mas volverá a ser tuyo.

 

FullSizeRender[4383]

 

        Sus cosas invaden tu coche, tu baño, tu cocina, tu trastero, tus armarios. Antes usabas 4 armarios  para ti y  para tu marido solo medio. Ahora tú y tu marido compartís uno.

 

        Cuando sales a comprarte ropa, llegas a casa solo con cosas para ellos. Pero vamos a ver, ¿no me iba a comprar yo algo?

 

        Tu marido era todo para ti, la persona que mas querías en el mundo, pero al llegar ellos, entiendes que se puede querer mucho mas profundamente.

 

 

Y así podría seguir hasta escribir un libro, pero ¿qué tendrán esos pequeños diablillos, que aunque descontrolan nuestro mundo, son las personas mas importantes y queridas de nuestras vidas?.

Comments
  • Nil Mattos
    Responder

    Tienen nuestro corazón. Cuando tenemos hijos la parte más sensible y fuerte de nosotros está dentro de sus cuerpecitos y todo ocurre con naturalidad,, con una imensa profundidad. Es nuestra razón de ser. Todo cambia cuando vemos su carita. Cuantos sentimentos fluyen a cada día, en cada fase de su crecimiento. Es un amor infinito. Ellos nos enseñan a amar de manera incondicional. Son nuestros tesoros más preciados. Tienen lo mejor de nosotras.
    😍❤️🌷

Dejar un comentario

0